2011     Casa E+R, Molina de Segura, Murcia. Spain

 

 

 

 

MEMORIA

 

Esta vivienda explora algunos de los valores a los que aferrarse para crear un hogar; responder al imaginario del habitante ofreciendo un refugio que cumpla con sus expectativas. Para ello explotamos el potencial que ofrece una localización que a priori no es muy estimulante, pero que, como siempre, ofrece valiosas pistas para dar forma al proyecto.

 

Es una parcela en uno de esas zonas suburbana pensada como la repetición infinita de viviendas pareadas sin cuidado alguno por el espacio público.

 

Imaginario

 

El habitante es el máximo exponente de la caracterización del proyecto y este dibuja su casa imaginada:

 

- Grandes columnas y porche bien visibles desde la calle.

- Con materiales del entorno que conocieran y en los que se reconocieran.

- Cubiertas inclinadas de teja.

- “Rincones en los que olvidar todo lo que dejo fuera”

 

Una casa que se muestre y demuestre, pero que pueda recoger y aislar. Asumiendo como condicionante el background estético del cliente se trabajará para contemporaneizarlo; que no adoctrinarlo, y poder responder así con una obra a su gusto.

 

Estrategias

 

En estas sucesiones de casas pareadas la particular normativa concede la posibilidad de separarse de una de las medianeras. Esta decisión permite construir una vivienda aparentemente aislada que potenciará ya antes de empezar la singularidad querida. También se orientará mejor (con fachadas a levante, sur y poniente) y creará con este vacío un espacio de transición y respiro.

 

La siguiente decisión arquitectónica que marcará la definición espacial debido a la sección resultante, es el diseño del porche con grandes columnas. Este incluye el interior de la casa y a él vuelcan los espacios más públicos. Con su formalización se minimiza y filtra la apertura a poniente. La cubierta se agacha y acoge, pero permite la entrada de luz y sol controlado. de modo que la “fachada” a poniente desaparece sustituida por la cubierta apoyada en gruesas columnas.

 

El resto de decisiones arquitectónicas surgen de la adecuación e influencia de las dos primeras resoluciones (tres fachadas + porche), arrastrando al espacio interior, materiales, texturas, colores y luz. Se aprovecha el buen hacer del constructor. Esta obra, como todas, pero quizá más que ninguna hasta ahora, es el resultado de una formidable complicidad entre promotores, técnicos y oficios.


Créditos:

Candy García. Interiorista

Ana Olmo. Cálculo de estructuras

Laura Soriano. Arquitecta técnica

Hipahe. Empresa constructora. http://www.hipaheconstrucciones.es/es/